Los Desastres son Oportunidades para Experimentar la Incarnación de Cristo


For English, click here

Cuando el huracán Irma se acercaba al Sur de la Florida, como superior de los Franciscanos por la Vida otorgué a los hermanos permiso para salir de la Florida, buscar refugio en un sitio más seguro, o quedarse en la casa de la comunidad.

Personalmente, escogí quedarme en la casa de la comunidad, también conocida como nuestra “casa madre”. Esto no es asunto de ser bravo o héroe. Sencillamente es nuestra forma de entrar en unión con los pobres. Nuestra casa se halla en una comunidad de bajos recursos. La gente aquí no tiene el dinero para ir lejos. Sus opciones eran ir a unas de las escuelas públicas buscando refugio o fortificar sus casas lo mejor posible y quedarse ahí.

Con frecuencia, el Papa Francisco habla sobre salir a las periferias. También ha utilizado expresiones como “tener olor a oveja”. Contrariamente a lo que muchos piensan, estas ideas no son nuevas.

En el Antiguo Testamento encontramos a Moisés, quien creció como príncipe siendo hijo adoptivo de la princesa. Él sale al encuentro de los esclavos hebreos, respondiendo al mandato del Señor de librar a Su pueblo de la esclavitud. Dios le dijo a Moisés que guiara a Su pueblo fuera de la esclavitud, pero no le quitó su libertad individual. Moisés podía volver a su vida de comodidad y haber dejado que Dios buscase alguien más para que saliera a las periferias y lidiara con los esclavos hebreos que eran pobres, incultos, y a veces infieles a su religión. En otras palabras: los hebreos en esclavitud vivían “en las periferias” por muchas razones. Eran esclavos, extranjeros, monoteístas, no tan sofisticados como los egipcios, y frecuentemente infieles a su religión. Sin embargo, Moisés sale a su encuentro. Los guía fuera de Egipto y muere en medio de ellos.

En el Nuevo Testamento, Nuestro Señor Jesucristo se acerca a los recaudadores de impuestos, a los Samaritanos que fallaban en religiosidad, y a los que la sociedad rechazaba por tener discapacidades o lepra. El Señor se hace uno con ellos. Igual a ellos es víctima, pero Él es la víctima sin mancha de pecado que será elevada en la cruz como ofrenda por los muchos.

En fin, quisiera mencionar a San Francisco de Asís. Francisco vivió y sirvió entre los leprosos. Mendigó  por su  manjar como un peón, a pesar de ser hijo de un rico comerciante. Él y sus hermanos vivieron en refugios muy pequeños y primitivos. Con frecuencia se refugiaban debajo de pórticos para que la lluvia no les mojara demasiado, y allí pasaban la noche.

Cuando un hombre hace votos como Franciscano por la Vida, sabe con seguridad que su vida jamás será igual.

Dejará detrás de sí todo aquel que consideraba “normal” y “correcto”. Abrazará una vida que puede parecer en contra de la naturaleza. La nuestra es una vida en fraternidad con los que no tienen voz. Hacemos voto de hacernos uno con ellos. Nuestra pobreza no es una imposición del pecado del hombre, sino un don de Diós. La abrazamos como la Segunda Persona de la Santísima Trinidad abrazó nuestra humanidad.

Hombre desamparado busca refugio en una parada de autobús durante el huracán Irma

Es importante que las personas de fe oren por las víctimas de los huracanes Harvey, Irma, y José. También es importante que aquellos entre nosotros que tienen la posibilidad de hacerlo se acerquen a las víctimas de estos desastres naturales.

Con demasiada frecuencia, algunos individuos se sientan en la cátedra del juez como “teólogos del apocalipsis” y proclaman confianzudamente que “Dios está bravo” o que “esta es la gran tribulación descrita por Juan en el Libro de la Revelación”, o que “Nuestra Señora de Fátima nos alertó sobre lo que está ocurriendo”.

La verdad es que nadie tiene acceso íntimo a la mente de Dios para conocer el sentir de Dios hacia cualquier cosa que Él no ha dicho a través de la Revelación o de la Iglesia. Ni hay nadie que tenga acceso al plan de Dios para la purificación de la humanidad.

Afirmar que Harvey, Irma, Corea del Norte, el terremoto en México, etc. son castigos de Diós es arrogancia. El hombre afirma conocer la mente de Dios en situaciones muy específicas. Pero las Escrituras nos recuerdan que nadie conoce la mente de Dios. “Con respecto a ese día y esa hora, nadie los conoce, ni los ángeles en el cielo ni el mismo Hijo, sino solamente el Padre” (Mt 24:36).

¡No presumamos conocer la mente de Dios o entender porqué Dios permite que estas cosas ocurran! Recordemos que los desastres naturales han sido parte de la historia de este mundo desde el comienzo de su existencia. Afirmar que los desastres naturales de hoy en día son el gran castigo de Dios y la señal de los últimos días es presunción.

Sin embargo, no es presunción caminar con aquellos que sufren en estas situaciones. Hay muchas formas de hacerlo. Podemos ayudar a un vecino que se prepara para un acontecimiento natural o se siente desolado y confundido después de la tragedia. Podemos invitar a otros para que oren a Dios que dé a cada víctima lo que él o ella necesita, no lo que nosotros pensamos que necesitan. Debemos evitar la tentación de dictarle a Dios lo que Él debe dar y no dar a los demás como si fuésemos Sus supervisores.

Somos Sus servidores. Nos acercamos al Señor. Le pedimos que nos escuche. Le ofrecemos nuestras oraciones de petición para que Dios provea para los necesitados lo mejor para ellos. Junto a esto, también le pedimos a Dios que nos otorgue la gracia, la valentía, y la generosidad de salir al encuentro de aquellos que han sufrido a causa de estos acontecimientos. Dios quiere que nos acerquemos a ellos. Lo vemos en el Evangelio según Mateo: “Lo que han hecho por el menor de mis hermanos, lo han hecho por mí”.

En fin, citando Evangelium Vitae (El Evangelio de la Vida):

“Algunas amenazas [a la vida] provienen de la misma naturaleza, pero son empeoradas por la culpable indiferencia y negligencia de aquellos que en ciertas ocasiones pudieran remediarlas” (EV 10).

Jamás olvidemos que “fuimos rescatados de las vías fútiles de [nuestros] padres no con cosas perecederas como oro y plata, sino con la preciosa sangre de Cristo, cordero sin mancha” (1 Pt 1:18-19).

No podemos quedarnos sentados intentando leer la mente de Dios. Estos acontecimientos ocurren para el bien de todos. La sangre de Jesucristo, al revelar la grandeza del amor del Padre, nos muestra cuán precioso es el hombre a los ojos de Dios y cuán valiosa e inestimable es su vida. Si vemos la vida como Dios la ve, entonces no nos sentamos a profetizar el Armagedón. Sencillamente hacemos lo que Dios mismo hizo: nos encarnamos en medio de aquellos que sufren, como Cristo mismo se encarnó y sufrió con y por ellos.

Published in: on September 12, 2017 at 5:23 PM  Leave a Comment  

Naciste el Día del Trabajo


For English, click here

El Día del Trabajo (EE.UU.) ha llegado. En la mayoría de los países, esta fiesta es un desconocido.  Para añadir a mi manera poco ortodoxa de pensar, creo que el Día del Trabajo y el Día de la Madre deben celebrarse juntos. Hacer el primer lunes de mayo, el Día del Trabajo y el segundo domingo de mayo, Día de la Madre. No puedo imaginar una experiencia más tierna y una mayor obra de amor que dar a luz.

Dicho esto, quisiera compartir con ustedes cómo se enseña a los Franciscanos de la Vida a razonar sobre el Día del Trabajo.

Primero: El día Debe comenzar con una lectura de la Historia de la Creación del Libro del Génesis.

Debe ser leído de la manera que los escritores intentaron compartir con sus descendientes. No es un relato científico o incluso histórico de la creación. Es más grande que eso. Es la historia Revelada de la Creación.

Dios se reveló como el origen de todo lo que existe. Se revela como un Padre generoso que da a sus hijos todo lo que necesitan. Hasta la caída de Adán, nada faltaba en la vida del hombre. Él revela que todo en la Creación, incluso los insectos feos que nos molestan son buenos.

Observe que cada etapa de la Creación termina con “y Dios vio que era bueno”. Si el hombre respeta la bondad del orden natural y la bondad de todas las cosas y seres creados, el mundo sería verdaderamente un Jardín del Edén. Este mensaje está muy claro en Génesis. El Jardín del Edén es un lugar donde todas las cosas y todos los seres coexisten en armonía, cada uno respetando el dominio del otro y todo cumple con su papel en el plan de Dios para nuestra salvación.

Segundo: Cuando yo era misionero en América del Sur, la gente a menudo me preguntaba por qué los estadounidenses no trabajaban el Día del Trabajo. Ellos encontraron que esto era una contradicción. Siempre he explicado que es un día que dejamos de lado para honrar a los trabajadores y la empresa humana.

La pregunta es, ¿en América pensamos verdaderamente en todos los trabajadores, o sólo en aquellos que se sientan detrás de un escritorio?

¿Apreciamos el hecho de que, si no fuera por los que trabajan para el Departamento de Saneamiento, estaríamos viviendo en la Edad Media, donde ratas e insectos se alimentaban de la basura que la gente tiraba a la calle y que los niños jugaban a menudo con estas pequeñas criaturas y fueron mordidos por los mismos y murieron? Gracias a los trabajadores de saneamiento, los niños estadounidenses no tienen que sentirse amenazados por roedores e insectos infecciosos. Pueden jugar con relativa seguridad en su patio o en un parque.

(C) New York City Dept. of Sanitation

Llegan los días de fiesta y se van. Las mañanas vienen y también se van. ¿Quién recuerda que el trabajador del saneamiento, el maestro, el abogado, el médico, mesero y cada trabajador en este mundo tiene una vida fuera de su lugar de trabajo? A veces, se enfrentan a grandes dificultades en sus vidas fuera del trabajo. Para algunos, el trabajo es un respiro de los problemas familiares, la enfermedad de un padre anciano, un matrimonio abusivo y otros problemas. Si no oramos por estas personas durante el año, ¿podemos al menos recordarles en oración el Día del Trabajo?

Tercero: No estaba bromeando sobre las madres. Dar a luz es un acto de verdadero amor.

Durante 40 semanas, una mujer se prepara para conocer a su pequeño. Pero a medida que pasan las semanas, las molestias aumentan. Hay dolor de espalda. Hay problemas con la diabetes gestacional y la presión arterial intrauterina.

También hay todas esas cosas que la gente nos dice que puede suceder a nuestros bebés: ceguera, discapacidad intelectual, daño cerebral, y más. La verdad es que el número de niños nacidos con estas condiciones es un porcentaje muy bajo y hoy tenemos los medios y el conocimiento para proveer por esos niños.

Finalmente llega el día. Es el “Día del Trabajo”. La promesa hecha por Dios a Eva en el Libro del Génesis se cumple. Una madre experimenta gran dolor y ansiedad durante horas entre el inicio del parto y el nacimiento de su hijo. Sin embargo, cuando ve y cuenta esos 10 deditos pequeñitos y 10 deditos de esos pequeños pies, todo ese dolor y ansiedad se olvida.

Los papás han estado muy cerca, intentando ser tan solidarios con la mamá como sea posible, a menudo sintiéndose inútiles. Algunos hombres se sienten culpables cuando ven el dolor del parto y como sale el niño del vientre materno. Algunos sienten que, de alguna manera, han contribuido al sufrimiento de la mujer que aman. Esos sentimientos desaparecen cuando llegan a sostener a su hijo y echan un vistazo a esa pequeña carita con su cabecita cubierta con una gorra de punto y envuelta en una manta blanca (con rayas azules y rosadas, por si acaso).

(Ser abuelo también es trabajo duro!)

¿Rezamos por los padres el Día del Trabajo? ¿Recordamos a aquellos que se encuentran ante un embarazo inesperado y están luchando con la pregunta más difícil de sus vidas, “¿Debemos seguir adelante con este embarazo o abortar?” Cuántos padres oran por sus hijos e hijas que, cuando llegue el momento de ser padres, elegirán la vida y no la muerte.

Este Día del Trabajo, recordemos dar gracias a Dios por la Creación del Trabajo. Comprometámonos a coexistir responsablemente, usando lo que necesitamos y preservando lo que no necesitamos para que otros puedan cosechar algunos de los beneficios de la creación.

Recuerde que cada persona tiene una vida más allá del trabajo que él o ella hace. Necesitan nuestra bondad, nuestro respeto, nuestra paciencia y nuestras oraciones.

Por favor, no olvide a sus padres y la labor de amor que le trajo al mundo y el trabajo que han hecho o siguen haciendo para ayudarle a crecer y vivir felizmente.

Por último, recuerde aquellas parejas y aquellos niños pre-nacidos que pueden estar en crisis este año.

Published in: on September 2, 2017 at 8:45 PM  Leave a Comment  

UN MÉTODO DE ORACIÓN DE FRANCISCANOS POR LA VIDA


For English, click here

Esta mañana, tuve una cita médica. Estaba sentado en la sala de espera usando mi hábito de trabajo. Una mujer muy agradable se sentó a mi lado y me preguntó por mi ropa. Le dije que yo era un laico consagrado. Ella no entendía que cualquier persona que no es un diácono, un sacerdote o un obispo es un laico. Aunque se ha hecho alguna distinción entre el laicado universal y los consagrados. Éstos constituyen un cuerpo muy pequeño, pero especial dentro del cuerpo más grande de laicos.

Mientras la conversación continuaba, la amable señora me preguntó: “¿Rezan los hermanos?” Respondí con una sonrisa: “Espero que al menos la mitad de ellos lo hagan”.

Procedió a decir que no sabía cómo orar. Esa fue mi señal. Le pregunté si podía compartir un método muy sencillo que usan los Franciscanos Por la Vida. Se interesó y emocionó.

Nuestro método puede ser utilizado por cualquier persona. Empecé a usarlo hace muchos años y algunos hermanos aprendieron de mí; Pero no soy su dueño.

Primero: Empiece por encontrar el silencio interior. Si el entorno que te rodea es demasiado ruidoso, encuentra un lugar tranquilo. No siempre será una iglesia o capilla si no se puede llegar. Una vez que usted se habitúa a la oración, podrá ignorar el ruido del mundo, incluso si usted está en un partido de fútbol entre Roma y el Brasil, el juego más ruidoso a que he estado. No pude oír nada durante dos días.

Segundo: Díganse a ustedes mismos: “Recordemos que estamos en la santa presencia de Dios”. Incluso si somos sólo vosotros, todos estamos siempre en la santa presencia de Dios. Esto fue algo que San Juan Bautista de La Salle, fundador de los Hermanos Cristianos les enseñó a decir. Recordarme a mí mismo que estoy en la santa presencia de Dios es como abrir la puerta principal de una casa, mirando afuera y viendo hermosos campos verdes con flores, mariposas y una suave brisa. Me refiero a ella como mi “pequeño pedacito del cielo”.

Estas palabras van a desencadenar una respuesta diferente en cada persona. Lo más importante es la conciencia del OTRO. Lo escribí deliberadamente en mayúsculas. Si queremos orar, debemos ser conscientes que Dios es OTRO, no una cosa. Reconocer que hay alguien más grande a nuestro lado, es nuestro primer contacto con Dios en la oración. No hay nada místico aquí. Usted no ve ni oye nada. Es una conciencia de mi presencia ante la infinita ALTERIDAD de Dios.

Tercero: Comienza a hablar como usted habla con cualquier persona. Santa Teresa de Ávila nos enseñó que la oración es hablar a un amigo. Era famosa por sus charlas cortas y muy íntimas con Cristo. Hubo un momento en que tuvo un contratiempo y ella volteó los ojos hacia arriba y dijo: “Señor, no es de extrañar que no tengas muchos amigos.” En otra ocasión las cosas no iban muy bien con una nueva fundación de un monasterio. Una vez más, levantó los ojos y dijo: -¿Por qué me metiste en este lío? Soy sólo una vieja.” Estaba a final de sus cuarentas o principios de los cincuentas

Cuarto: Háblale a Dios acerca de todo lo que está pasando, Todo lo que ha sucedido, o algo que usted anticipa, incluso cosas buenas, como visitar a su familia en todo el país. Por supuesto, Dios sabe estas cosas. Pero hay un lado maternal en Dios. Las madres a menudo saben lo bueno y lo malo en la vida de sus hijos, antes de que se lo cuenten. Pero hay una experiencia de intimidad y amor cuando el niño le cuenta a mamá su historia en sus propias palabras. Dios se complace en escuchar nuestras palabras. La idea de que Dios se deleita escuchándome, me estimula a contarle todo en detalle, como si un estudiante de primer grado regresara de la escuela.

Quinto: Como cualquier otro Padre, Dios sabe lo que hemos hecho mal, antes de decir algo. Recuerdo haber entrado en una habitación y haber obtenido LA MIRADA de mi madre, seguido de: “¿Qué hiciste?”

Puede que te hayas alejado disfrazando la verdad o reteniendo la verdad de mamá, pero no puedes hacer eso con Dios. Este es el momento de hablar de mis faltas, debilidades, tentaciones y realmente decirle a Dios cómo me siento acerca de estas cosas. A veces, hago cosas que siento que están mal, pero no tengo ni idea de por qué me siento así. Otras veces hago algo que todo el mundo dice que está mal, y no me siento culpable. Hablo con Dios de lo que hice, Cómo me siento y le pido su ayuda para comprender la verdad del asunto. Dios no espera que tengamos todas las respuestas sobre el bien y el mal, el bien y el mal, arriba y abajo. Si ese fuera el caso, no tendríamos mucha necesidad de hablar con él en absoluto. Él sólo esperaría nuestro juicio final para interactuar con nosotros. Pero Dios nos conoce y nos ama. Quiere ayudar a despejar las telarañas en nuestras cabezas.

Sexto: Pídale a Dios las bendiciones que usted y el mundo necesitan. No trate de ser Dios y pretenda saber lo que todo el mundo necesita. “Por favor, haz que mi esposa se enfade menos”, o “Por favor, ayuda a mi padre qué está en el teatro de cirugía “. Debemos creer que Dios sabe lo que nosotros y otros necesitamos. Si alguien va a la cirugía, orar por un buen resultado. Si alguien está enojado, ore para que encuentre paz interior. Pero nunca se olvide de pedirle a Dios: “Danos las gracias que necesitamos para hacer lo correcto y expiar todo lo malo que hayamos hecho”.

Séptimo: Ahora es el momento de agradecer a Dios y decirle que nos pondremos en contacto más tarde en el día.  Observe que hay siete pasos. Piensa en los Siete Días de la Creación, las Siete Alegrías de María, las Siete Ultimas Palabras de Cristo. Momentos de gracia parecen venir en siete.

Published in: on August 23, 2017 at 5:12 PM  Leave a Comment  

FRANCISCANS OF LIFE’S METHOD OF PRAYER


Para Español Señale Aqui

This morning I had a doctor’s appointment. I was sitting in the waiting area wearing my work habit. A very nice woman sat next to me and asked me about my clothes. I told her that  I was a consecrated layman. She didn’t understand that anyone who is not a deacon, priest or bishop is a layman. Though some distinction has been made between the universal laity and consecrated men and women. These constitute a very small, but special body within the larger body of lay people.

As the conversation continued, the nice lady asked me, “Do brothers pray?” To which I responded, with a smile, “I hope at least half of them do so.”

She proceeded to say that she didn’t know how to pray. That was my sign. I asked her if I could share a very simple method that the Franciscans of Life use. She became very interested and excited.

Our method can be used by anyone. I started to use it many years ago and some brothers learned it from me; but I don’t own it.

First: Begin by finding interior silence. If the environment around you is too noisy, find a quiet place. It need not always be a church or chapel if you can’t get to one. Once you get into the habit of prayer, you will be able to shut out the noise of the world, even if you’re at a soccer game between Rome and Brazil, the noisiest game to which I have ever been. I couldn’t hear a thing for two days.

Second: Say to yourself, “Let us remember that we are in the holy presence of God.” Even if it’s just you, all of us are always in the holy presence of God. This was something that St. John Baptist de La Salle, founder of the Christian Brothers taught them to say. Reminding myself that I am in the holy presence of God is like opening the front door of a house, looking outside and seeing beautiful green fields with flowers, butterflies and a gentle breeze. I refer to it as my “tiny taste of heaven.”

These words are going to trigger a different response from each person. The most important thing is the awareness of the OTHER. I deliberately wrote it in upper case. If we want to pray, we must be aware of the OTHERNESS of God. Acknowledging that there is someone bigger with us, is our first contact with God in prayer. There is nothing mystical here. You don’t see or hear anything. It’s an awareness of my presence before God’s infinite OTHERNESS.

Third: Just begin to speak as you speak to anyone else. St. Teresa of Avila taught us that prayer is speaking to a friend. She was famous for her short and very intimate chats with Christ. There was a time when she had a mishap and she turned her eyes upward and said, “Lord, it’s no wonder you don’t have many friends.” On another occasion things were not  going very well with a new foundation of a monastery. Again, she raised her eyes and said, “Why did you get me into this mess? I’m only an old woman.” She may have been in her late 40s or early 50s.

Fourth: Tell God about everything that’s going on, anything that has happened, or something that you anticipate, even good things, like visiting your family across the country. Of course, God knows these things. But there is a maternal side to God. Mothers often know the good and the bad in their children’s lives, before they’re told about it. But there is an experience of intimacy and love when the child tells Mom his story in his own words. God delights in hearing our words. The idea that God delights hearing me, stimulates me to tell him everything in detail, like a first-grader coming home from school.

Fifth: Like any other parent, God knows what we’ve done wrong, before we say anything. I remember walking into a room and getting THE LOOK from my mother, followed by, “What did you do?” You may have gotten away disguising the truth or withholding the truth from Mom, but you can’t do that with God. This is the time to talk about my faults, weaknesses, temptations and really tell God how I feel about these things. Sometimes, I do things that I feel are wrong, but I have no idea why I feel that way. Other times I do something that everyone says is wrong, and I don’t feel guilty. I talk to God about what I did, how I feel and I ask for his help to understand the truth of the matter. God does not expect us to have all the answers about good and evil, right and wrong, up and down. If that were the case, we wouldn’t have much need to talk to him at all. He would just wait until our final judgment to interact with us. But God knows us and loves us. He wants to help clear out the cobwebs in our heads.

Sixth: Ask God for the blessings that you and the world need. Don’t try to be God and pretend to know what everyone needs. “Please make my wife less angry,” or “Please get my father through surgery.“ We must believe that God knows what we and others need. If someone is going for surgery, pray for a good outcome. If someone is angry, pray that he may find interior peace. But never forget to ask God, “Give us whatever graces we need to do the right thing and to atone for any wrong that we have done.”

Seventh: Now it’s time to thank God and to tell him that we’ll be in touch later in the day. Notice that there are seven steps. Think of the Seven days of Creation, the Seven Joys of Mary, the Seven Last Words of Christ. Moments of grace seem to come in sevens.

 

Mayor que la Suma de las Partes


English     Castellano

El arma mayormente usada hoy en día es probablemente la más dañina para ambos la víctima y quien la usa. Esa arma se llama “negatividad”.

El hombre moderno parece haber adquirido maestría en las artes de criticar, insultar, y empequeñecer al próximo, algo muy distinto de la crítica constructiva. Hallamos falta en todo lo que no nos gusta. En verdad, no todo lo que nos disgusta tiene defectos. Detesto comer espárragos; esto no significa que algo está mal con este vegetal o con su consumo. Simplemente no me gusta su sabor.

En Castellano sencillo: necesitamos suavizar el tono cuando no aprobamos de algo. Ser pro-vida es ser pro-persona. Toda persona es parte del todo, con sus virtudes y defectos.

Hallar falla en todo lo que nos suscita aversión nos pone en una situación resbaladiza sin que nos demos cuenta. De pronto nos parecemos juez, juria, y verdugo. Sin embargo, esto es lo último a lo que la persona de fe debería aspirar. Nuestro Señor Jesucristo dijo, “Que tire la primera piedra el que esté libre de pecado”.

Claro está que criticar el perro, la casa, o la cena de otra persona no está al mismo nivel que juzgar si alguien ha cometido adulterio. Sin embargo, la materia es grave – aunque no tan grave como lo del adulterio. Nos enfrentamos a dos situaciones morales: justicia y caridad. Son caras opuestas de una misma moneda, y deben de ser tomadas muy en serio, ya que así lo hizo y lo quiso, Nuestro Señor.

Cuando criticamos, insultamos, u ofendemos sin razón, fallamos en justicia. Cuando decimos algo sobre una persona, un grupo, un evento, una organización, o hasta el mismo Estado, sin tener pleno conocimiento, fallamos en justicia y en caridad. San Pablo le recuerda a los Efesios: “No salga de la boca de ustedes ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan” (4:12)

Nuestra tendencia es afirmar que la vida misma es problemática cuando las cosas no salen a nuestra manera – aun cuando la situación no sea trágica o hasta sea puramente natural, como la lluvia sobre el carro que acabamos de lavar.

La crítica se vuelve mucho más seria cuando el “criticón” se rebaja a utilizar vulgaridad y blasfemias. Nuestro Señor lo ha expresado con claridad: “no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre” (Mt 15:11).

¡Cuán frecuentemente caemos en este comportamiento! Y si alguien se atreve a comentarlo, cuán rápidamente nos justificamos con darle la culpa a otro: “él me enojó”, “ella me hizo…”.

Hay quienes deberían verse y oírse en DVD para de veras entender cómo actúan. Quedarían horrorizados. La mayoría de los seres humanos son personas decentes, pero muchos tienen lenguas inconsideradas. Gracias a Dios, los vulgares y blasfemos no constituyen sino que una pequeña parte de toda sociedad.

Una persona de confianza me explicó que en algunas culturas la blasfemia se tolera en los adolescentes como signo de “hombría” o pasaje a la edad adulta. Por esa razón toman el nombre del Señor en vano, dicen vulgaridades al respecto de la Santa Eucaristía y de la Virgen Madre de Dios, y no parecen tener ni la menor idea de la gravedad de la situación. Su ignorancia en este aspecto no cambia el hecho de que, objetivamente, caen en pecado mortal. Además, los adultos a su alrededor tienen el deber moral de educarlos en el Mandamiento: “No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano, porque el Señor no dejará sin castigo al que tome Su nombre en vano.” (Ex 20:7).

No podemos andar por ahí hablando de Dios y de lo sagrado como si Dios y el próximo estuviesen sordos. Las personas a nuestro alrededor puede que no oigan bien (y “no hay peor sordo de quien no quiere oír”), pero Dios no padece de sordera. En las religiones mayores (Cristianismo, Judaísmo, e Islam)  el nombre de Dios es sagrado y algún otro nombre o título ha de usarse al referirse a Él, y ha de usarse con veneración, no con rabia, criticismo, o burla. Esto conlleva a preguntarnos por qué toleramos tales comportamientos inapropiados. ¿Es que no entendemos que la cultura debe mejorar la comunicación humana y aumentar el respeto hacia Dios y el próximo? O ¿es que creemos que “cultura” es lo que es tendencia y moda hoy en día?

Varios entre nosotros tienen este desagradable vicio a controlar. Para algunos es virtualmente imposible transcurrir un día sin hallar falla cada hora de las 24 horas. Critican, se quejan, insultan, o maldicen porque están irritados. Para empeorar las cosas, su irritación muy frecuentemente nada tiene a que ver con el objeto de sus críticas, o dicho objeto no es merecedor de tales críticas.

Hay quienes usan comentarios negativos para ocultar sus sentimientos de insuficiencia o para exaltarse sobre medida. El criticismo desenfrenado puede ser una forma muy destructiva de orgullo – tan destructiva que hasta contamina el ambiente en el que vivimos y trabajamos. Ofende algunos y aleja a otros, particularmente a seres queridos.

Algunas personas no tienen vergüenza de afirmar que no les importa si los demás se ofenden. Esta afirmación es moralmente una falla muy grave. San Pablo le recuerda a los feligreses de Corintio: “Ahora ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro de Él” (1Co 12:27). Hay que preguntarse si la persona a la que no le importa ofender al próximo de veras no le importa o acaso está desviando la culpa. Pues si no le importa, ¿cómo justifica esta persona su ser parte del cuerpo de Cristo?

No podemos olvidar que somos parte del cuerpo que criticamos, que condenamos, que maldecimos, que desfiguramos con nuestro orgullo y prejuicios, que humillamos en palabra y obra. Debemos recordar que el todo es mayor que la suma de las partes. El todo es Cristo.

Published in: on May 27, 2017 at 6:31 PM  Leave a Comment  

Llamado a la comunidad hispana


spain-653008_640Los Franciscanos por la Vida saludan a la comunidad hispana.  Durante estos días después de las elecciones, hemos visto muchas protestas en el noticiero y muchos comentarios de parte de personas hispanas y de otros grupos minoritarios.  Todo se debe al temor que aumente la discriminación contra los grupos minoritarios y otras personas indefensas.

Los hermanos comprendemos la preocupación que sienten muchas personas ya que el tenor de esta última campaña para la presidencia de EEUU fue un escándalo debido a palabras y gestos que ofendieron a muchas personas y otras palabras que le niegan la protección de la ley a un niño en el vientre, pero protege la redefinición de “matrimonio” para acomodar uniones de personas del mismo sexo.  También se propuso utilizar dinero del pueblo para subsidiar al movimiento más abortivo y cruel de nuestra época, Planned Parenthood.

Al final de cuentas, ganara quien ganara las elecciones, personas inocentes corren el riesgo do ser ignorados y oprimidos.  Otros corren el riesgo de que se le niegue el derecho a nacer y las parejas casadas se encuentran con el  oprobio que les dice que su matrimonio y el de dos personas del mismo sexo, son la misma cosa.

La pregunta es ¿Cómo deben responder los hispanos al resultado de las elecciones, ya que se ve, desde un avión, que ganara quien ganara, la moral y los inocentes serían atacados?

Creemos tener algunos consejos que pueden ayudar a proteger al pueblo y animar a gobierno que cumpla con la constitución.

  1. Protestar por las calles no va a cambiar el resultado de las elecciones. Al contrario, la ira solo sirve para fertilizar el odio.  Por lo tanto, muchas de las protestas que se ven en las calles refuerzan el desprecio pecaminoso que poseen ciertas personas sin conciencia moral.
  1. Es importante identificar, con mucha especificad, lo que el pueblo espera de la nueva administración. Pero no basta con hacer una lista de avideces. Es necesario vivir activamente como ciudadano del entorno promoviendo lo bueno y rechazando lo malo.
  1. Si solo mencionamos lo malo y nunca mencionamos lo bueno, se corre el riesgo que las autoridades ignoren lo bueno ya que la ciudadanía ha dado la impresión que aquellos ideales y leyes que responden a la dignidad del hombre según la voluntad de Dios, no son de gran importancia para los constituyentes de esta sociedad.   Hay que identificar lo bueno poner el oído a la tierra y la mirada hacia arriba para asegurarnos que se cumpla con el bien, sobre todo con la ley moral.
  1. Hacer comentarios candentes en el Internet, sobre todo en Facebook, no lleva a nada bueno. Quizás usted siente alivio porque se descarga, pero la persona que lee sus comentarios solo siente miedo, fastidio, y muchas veces ira que no sentía antes.  El ser humano es como la esponja.  La esponja absorbe agua, pero también recoge desperdicio y basura dentro de una olla o sobre una mesa.  De la misma manera, la mente humana absorbe lo negativo con mucha más facilidad que lo positivo.
  1. Por último, después de tener un listado concreto del bien que queremos que nuestro gobierno logre y los males que debe intentar de resolver, animemos a nuestros hermanos hispanos a propagar el mensaje hasta que todo ciudadano hispano norteamericano oiga y comprenda la misión que se le debe encargar al gobierno, no obstante el partido o el candidato. Lo bueno es bueno aquí y en el Japón.  Lo malos es malo en Miami y en el infierno.  Las demostraciones y el ruido por las calles, sin un temario concreto, son restos de la vida que muchos hispanos dejaron atrás cuando salieron de Latinoamérica donde las revoluciones y demostraciones sin especificad solo expulsan un gobierno malo y lo reemplazan con otro igual o peor.
  1. Por último, no olvidar que para Dios nada es imposible. El poder de la oración es inmensurable.  El Espíritu Santo puede convertir un corazón de piedra en un corazón de amor.  También puede dar fuerzas y resistencia para sobrevivir cualquier noche oscura.  Si no comprende lo que digo con la noche oscura, lea la vida de cualquier santo.  Le recomiendo Santa Rita, San Juan Bosco, San Felipe Neri, y Santa Gianna Molla.

Mantengamos la paz interior para promover la paz en nuestro entorno familiar y nacional.  Tengamos siempre presente que el pecado no puede contra Dios, es un estorbo y a veces un reto, pero nunca triunfa sobre la caridad hacia Dios y hacia el prójimo.  Colaboremos con Dios.  No somos un cuerpo sin cabeza.  Que cada gesto y cada palabra que exponemos en público, salga de la cabeza, que es Cristo.christ-kind-and-queen-mother

Published in: on November 21, 2016 at 12:14 AM  Leave a Comment  

The Quiet Amidst the Storm – Part 1


Hello fellow readers! As some of you may have heard, we recently went through a weather emergency as a category 4 hurricane was scheduled to strike the coast of Florida, exactly between two of our community houses.

To make things worse, a particular satellite image caught the attention of the media, particularly as we approach the Halloween “season”, as the infra-red version of the hurricane looked somewhat like a skull. While this is a purely psychological illusion called pareidolia in which the human mind perceives a familiar pattern where none actually exists, the point is that the hurricane did prove itself deadly. The death toll in Haiti is reaching 900, and we know that deaths have been reported in other Caribbean islands.

Infra-red photo of the hurricane

One infra-red photo of hurricane Matthew

The State of Florida was largely unaffected by the hurricane, with no deaths reported. The Franciscans of Life “cloistered” the motherhouse with some good old wood planks, and even tied down a nearby palm tree! Some supplies and a few flashlights and candles completed our emergency preparation.

wp_20161007_003

The greatest impact we experienced were the wind gusts. You can see below a before-and-after of the above-mentioned palm tree.

palm_tree

The most important lesson we learned from Hurricane Matthew was that at times such as these we are called to be “channels of God’s peace”. Be it in workplaces or stores, we noticed many people looking extremely worried, angry, afraid, or stressed out.

Can anyone blame them? We all know how catastrophic (and even deadly) can a hurricane be…

However, our Holy Father St. Francis taught us that we must go through the world filled with the Lord’s peace and joy. This is something the brother must “radiate”.

– End of Part 1 – 

In Part 2 we will discuss practical ways to achieve inner peace during difficult times.

 

Published in: on October 8, 2016 at 9:53 PM  Leave a Comment  

First time in Miami: Respect Life Hispanic Conference


flyer

On Saturday, November 7, the Franciscans of Life attended the Second Statewide Respect Life Hispanic Conference. This is the first Hispanic pro-life conference to take place in the Archdiocese of Miami. The location – Immaculate Conception Catholic Church – was no coincidence: Hialeah is the city with the highest number of abortions in the State of Florida, and the Catholic pro-life efforts in its territory are still limited.

Featuring an impressive panel of speakers, the Conference covered topics such as: “Christian Matrimony: God’s master plan”, “The truth on abortion”, “Recovery after abortion”, “The ethical care of human life from conception to natural death”, “Moral medical methods for the treatment of infertility”, “Spiritual and practical support for couples suffering infertility”, and “Plan of action for the family”.

Hispanic_Conference_talkOne of the talks was titled: “Project Joseph – for fathers”. This was the first time that we presented in Spanish the work carried out in Project Joseph – a joint effort between the Franciscans of Life and Respect Life Ministry Archdiocese of Miami to serve fathers in unexpected pregnancies.

The talk was delivered by our Father Superior, Br. Jay, who founded the program 6 years ago and currently directs it. He was accompanied by Br. Bernardo, Project Joseph mentor at the North Dade Pregnancy Help Center.

The talk – which we will feature in an upcoming article – began by describing how Project Joseph is relevant to the Ibero-American culture, in which too often women, and particularly mothers, are treated as if they were servants or nannies, rather than with the respect they deserve. This leads to the development of dysfunctional environments. As a consequence, there are many situations in which few rights are recognized to the women but many burdens are imposed on her if she becomes a mother, while the father on the other hand retains many rights and few responsibilities. On this note, the origin of Project Joseph were described.

(c) Ana Rodriguez-Soto | FC

(c) Ana Rodriguez-Soto | FC

“Don’t let me catch you talking badly about my Project Joseph dads!”, admonished Br. Jay. “These men are good people. Project Joseph offers them the opportunity to mature and grow as men and as fathers.”  Over 200 fathers have participated and become mature men, responsible and prepared to face the challenges of life.

Br. Jay mentioned that the success of the Project is due to the intercession of St. Joseph, patron of all fathers. His role in the Holy Family, described in a few examples, shows why it is so important to help these men walk in the footsteps of St. Joseph.  The Franciscan charism is also behind the success of Project Joseph, a charism that originates in the Seraphic Father and finds worthy example in the martyr St. Maximilian Kolbe, patron of the pro-life movement.

It was a beautiful, well organized, well attended event. We were glad to be there and have a table set aside for us to raise awareness of the work carried out by the FFV.

Hispanic_Conference_tableOur apostolate to the preborn children and their parents has developed significantly through Project Joseph, and we are particularly interested in recruiting Hispanic or bi-lingual mentors, since many of our dads speak Spanish as their primary language. However, we also serve the chronically and terminally ill and their families and caregivers, as well as the immigrant poor – populations that are very much in need of attention as we look to “The Family in light of God”.

The Conference came to a closing with Holy Mass celebrated by H.E. Thomas Wenski, Archbishop of Miami. During his homily, he underscored the important role of St. Joseph in God’s plan for the family. Here is our translation:

“The theme of this conference has been “The family in light of God.” Here, in Mary, Joseph and the child Jesus, that is, in the holy family, we see reflected God’s plan for the family when there is no stain of sin.

May the prayers and example of the Jesus’ parents strengthen today’s parents in their efforts to raise their children according to God’s will. In thefulfillment of His plan of salvation for mankind, God did not need the participation of Joseph to create the child Jesus. Nevertheless, God decided that the help of Joseph was indeed necessary in raising the holy child. Joseph, as chaste spouse of the Virgin Mary, played an indispensable role in the life of Jesus as his foster father. He was not an absent or indifferent father. In fact, to him was entrusted the safety and well-being of Mary and of Jesus. We see this in the episode of the flight to Egypt. We perceive this in the narration of the child lost and found in the temple of Jerusalem. We can deduce that Joseph played a crucial role in the life of Jesus before he began his public life by the fact that his fellow citizens knew him as “the son of the carpenter”.

God wanted the best for his Son, and thus made it possible for Mary to marry Joseph, for only matrimony ensures the commitment between the parents and for the children. The children are raised better when the effort is carried out by a father and a mother. Thus was then and thus is now: every child needs a father, every child deserves a father – a father like Joseph. For this reason, the Church proposes the family of Nazareth as a model; and if for some reason our earthly family does not count with the presence of a mother or father, the Church invites us to count on Mary and Joseph. They will not disappoint us.”

The event was featured on the Archdiocesan News. Click here to read the article, which features the Project Joseph talk.

If you wish to see some more pictures, courtesy of Respect Life Ministry Archdiocese of Miami, follow this link 🙂

If you have any questions or comments, feel free to reach out to us! We will be glad to help you explore and discern if the Lord is inviting you to proclaim the Gospel of life with us.

FFV Immigration Resources Page Well Received


We have noticed with great joy that ever since we published on our website a page with information and resources for immigrants and refugees ( http://www.franciscansoflife.org/inmigracion.html ), it has become our second most visited page, counting hundreds of visits every month.

resources_00

The link on franciscansoflife.org

Written entirely in Spanish, the page briefly describes the service of the Franciscans of Life to the immigrant poor. It also provides a list of services in Miami-Dade and Broward, such as emergency and abuse hotlines, low income medical care, community resources, public transit, internet, legal help, prison ministry, food and clothing, pregnancy help, housing, help to minors and refugees, and education.

resources_01

To make navigation easier, a series of intuitive icons allow the visitor to quickly go to the section of interest.

resources_02

Our website access statistics can only record a minimal part of the search phrases that led the visitors to our resource page. However, for those phrases that we have learned about, we are very moved to see how this page is able to meet the call for help of so many who are looking for very basic necessities.

In fact, out of curiosity we typed some of those phrases on popular search engines and much to our surprise we found that in many cases they are among the top results!

For instance:

  • #1 in “catholic churches in miami that help find medical help”
  • #2 in “help for immigrants in hollywood florida”
  • #4 in “immigration refugees hialeah”
  • #6 in “catholic medical services in miami”
  • #7 in “metro rail low income miami”
  • #7 in “clinics for people without medical insurance broward florida”
  • #9 in “abuse help broward”
  • #14 in “emergency help miami”
  • #21 in “help for immigrants miami”

Please help us reach a greater number of our immigrant brothers and sisters in Miami-Dade and Broward by sharing this simple list of information and resources.

http://www.franciscansoflife.org/inmigracion.html

 

Published in: on November 17, 2015 at 12:34 AM  Leave a Comment  

FFV Highlights


Pax et bonum!

The past few months have been quite busy 🙂 We wish to share with you some highlights, hoping that you will enjoy them and pray for us! Also pray for vocations. The Year of Consecrated Life is not over yet. Could the Lord be inviting you to build with us in the footsteps of St. Francis…?

20150906_004_X

The regular brothers wear the “corona” as a sign of consecrated celibacy.

 

20150814_004_X

Extern Brother Chris Thomas More (right) renewed his Solemn Promise, and Regular Brother Leo (center) made his First Profession.

 

20150911_004_X

In September we celebrated the birthday of Father Superior by throwing a “surprise puppy”… 😉

 

20150921_121823_X

We crafted our first holy cards featuring a statue of St. Joseph donated to us by a generous benefactress. Some of the cards were blessed in Philadelphia by the Holy Father.

 

 

20150929_IMG_3531_X

We went in pilgrimage to D.C. and Philadelphia following the footsteps of the Holy Father. In the picture: Pope Francis preaches the homily at the closing of World Meeting of Families.

 

 

20151004_IMG_3560b_X

On the evening of October 3rd we celebrated the Transitus of our Seraphic Father, St. Francis outside of our mother house.

 

20151017_080043_X

The brothers worked hard to raise funds at the Flea Market of St. Maximilian Kolbe Catholic Church. Most of the objects were donated to us for this purpose!

 

20151024_003_X     20151024_005_X

20151024_010_X

Tailor and cobbler workshop at the mother house 🙂 In the pictures, a brother sows a pair of pants and admires its seam, then proceeds to repair some sandals.

 

20151030_009_X

A big “thank you” to the generous donor who helped us purchase much-needed front tires for the community car!

 

20151031_001_X

Boo! 😀 On Halloween we “dressed up” the front door of the mother house for the joy of the little children who live in the neighborhood.

 

20151107_015_X

Franciscans of Life presented Project Joseph (Proyecto Jose’) at the II Respect Life Ministry Hispanic Conference.

 

20151107_V__E574_X

Mrs. Joan Crown, Executive Director of Respect Life Ministry Archdiocese of Miami, along with our Superior and Director of Project Joseph.

 

20151108_004_X

Franciscans of Life attended the Ministry Fair at St. Maximilian Kolbe Catholic Church, raising awareness for Project Joseph and its great need for mentors.

 

[How to Help]